Con homenaje al académico Humberto Serri se realizó Encuentro de ex alumnos de la Facultad de Agronomía

Cargado de emotividad fue el tradicional encuentro de ex alumnos de la Facultad de Agronomía, y que anualmente convoca a más de un centenar de ex estudiantes de diversas generaciones, quienes llegan a participar de la actividad provenientes de diversos puntos del país y también desde el extranjero.

Este evento de camaradería y recreación, que se desarrolla anualmente tuvo un tinte especial este año, con la ceremonia oficial de nombramiento del edificio de Proplant con el nombre del profesor Humberto Serri Gallegos, quien falleció en forma repentina, el pasado 09 de junio de 2018, dejando un vacío difícil de llenar y un gran sentimiento de tristeza en toda familia agronómica. A la jornada vivida el sábado 9 de noviembre, asistió no solo el Rector de la Universidad de Concepción, Carlos Saavedra, sino que también fue invitada de manera especial la familia del académico, su esposa Claudia Sepúlveda Villavicencio e hijos Enzo, Franco y Gino, además de los hermanos y hermanas de don Humberto.

En la oportunidad el Decano de la Facultad de Agronomía, Guillermo Wells, destacó la importancia de continuar manteniendo una instancia que sirve para fortalecer los vínculos con la comunidad universitaria y mantener los lazos de amistad y colaboración entre los actores que en distintas etapas de la vida han sido parte de esta Facultad que este año 2019, cumplió 65 años de existencia, pero también destacó sobre el profesor Serri que, “nos llena de un profundo sentimiento recordar a quien fuese nuestro exalumno y académico por más de 35 años en nuestra Facultad. Él no solo fue una persona de gran calidad humana, sino que también profesional, fue premiado por la Sociedad Agronómica de Chile el año 1974 y recibió el premio Universidad de Concepción el año 1976, máximo galardón académico que la Universidad otorga a los alumnos de pregrado. Por su carácter afable fue un gran extensionista, vinculándose con el medio agrícola regional, nacional e internacional, tanto con pequeños, medianos y grandes productores”.

Po su parte, Enzo, el hijo mayor del académico, visiblemente emocionado solo tuvo palabras de agradecimiento para las autoridades académicas de la Facultad. “Es emocionante ver cómo recuerdan a mi padre quien dedicó su vida a esta institución. Él disfrutaba estar trabajando en su laboratorio y en sus campos experimentales, pero sobre todo disfrutaba estar con ustedes, eran su familia también”.

Finalmente y tras el descubrimiento de la placa recordatoria, la familia del profesor Serri junto a las autoridades académicas hicieron un recorrido por las dependencias del edificio y particularmente por el laboratorio de cultivo de tejidos.

Por Francisca Olave Campos