Logo Facultad Agronomía UdeC
-A A +A | A A A
Síguenos en:

El académico de nuestra Facultad, Dr. Ernesto Moya Elizondo, del Departamento de Producción Vegetal, destacó un curso sobre el análisis de los efectores asociados a la infección de patógenos y a las respuestas de las plantas considerando el estudio del genoma de los patógenos y las herramientas bioinformáticas disponibles para hacerlo, en el que participaron estudiantes de postgrado de la Universidad de Concepción, la Universidad de Chile y de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El Dr. Moya explicó que este curso que se realizó recientemente en el marco de la Escuela de Verano UdeC, “lo dictó el Dr. Pedro Balatti, profesor titular de la cátedra de fitopatología y de microbiología de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de la Plata en Argentina y mi persona y tuvo como invitado especial vía telemática al Dr. Ernesto Franco, quien mostró herramientas bioinformáticas para estudiar estos efectores en el genoma de patógenos y quien es Asistente de Investigación en la Universidad de Bari ‘Aldo Moro’, en Italia”.

El Dr. Pedro Balatti, quien también fue invitado por la escuela de postgrado de Agronomía UdeC, al III Workshop de jóvenes investigadores de Ciencias Agronómicas, en donde presentó una conferencia sobre la relación plantas-microorganismos, en este curso se refirió a la genómica de patógenos, “orientado a identificar el sistema inmune de la planta y como interactúa con los patógenos a través de la interacción de los factores de virulencia y de patogenicidad con los receptores de la planta”, detalló el Dr. Balatti.

De acuerdo con lo expresado por el experto, se trabajó sobre el genoma de patógenos, las distintas técnicas de nueva generación para la secuenciación de los genomas, “el posterior trabajo de expresión que se hace a través de los estudios transcriptómicos y por otro lado las potencialidades de estos sistemas para conocer, más profundamente esta interacción y poder en un futuro controlar las patologías interactuando en estos niveles”, puntualizó.

Los y las estudiantes que asistieron al curso, destacaron lo valioso en cuanto a las temáticas presentadas, relacionadas con las tecnologías usadas en la actualidad, la biotecnología y técnicas de la ingeniería genética para abordar temas relacionados con la agricultura.

Una treintena de personas entre productores cereceros de la región, académicos y autoridades locales, participaron ayer en el taller denominado “Cerezas de Ñuble: Desafíos y Oportunidades”.

El objetivo fue debatir y analizar acerca de los principales desafíos y oportunidades que enfrenta este rubro en la región, abordando aspectos económicos, territoriales y de demandas de investigación y de transferencia tecnológica.

En este sentido el académico y director del Departamento de Producción Vegetal, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, Dr. Richard Bastías destacó la importancia de la iniciativa, que se desarrolló en el marco de la Escuela de Verano 2023 de la UdeC, la que pone énfasis en la vinculación con el medio, “y en este caso con el sector productivo, específicamente con los cereceros de la región de Ñuble, por lo tanto es relevante esta jornada porque estamos generando un acercamiento entre la academia y este rubro, que es muy importante para la región, ya que representa cerca el 15% de la fruticultura regional, entonces hay una relevancia económica, pero por sobre todo, implica un acercamiento pensando en el trabajo colaborativo para ir resolviendo las demandas que ellos nos puedan manifestar en torno a investigación, transferencia tecnológica u otros aspectos”, explicó el Dr. Richard Bastías.

TEMÁTICAS DEL SECTOR

La jornada comprendió la realización de la charla ofrecida por el Seremi de Economía de la región de Ñuble, Erick Solo de Zaldívar, quien se refirió a la situación de la cereza en la economía de la Región.

“Como Gobierno nos hemos puesto el desafío de discutir en torno al nuevo modelo de desarrollo productivo, en ese sentido es fundamental poder identificar los diferentes sectores productivos que justamente mueven la economía de la región, y el sector de agricultura es uno de los fundamentales que tienen un porcentaje importante para el PIB dentro de la economía regional y si uno desglosa,  uno de los frutos que más destaca es el rubro cerecero”, explicó el Seremi de Economía, quien agregó que uno de los aspectos a abordar se relaciona con el packing.

“Hemos estado trabajando en conjunto con el Gobierno Regional para poder promover instrumentos que puedan fortalecer la industria de la cereza y la industria de los frutos en la región de Ñuble. Uno de los desafíos justamente en la instalación de más packing para que puedan procesar en mayores volúmenes acá en la región y los otros desafíos están en el tema logístico, y ya estamos trabajando en una mesa con Pro Chile en donde se pueda visualizar, por ejemplo, que un cherry express pueda pasar por la región de Biobío y así descongestionar el puerto de San Antonio y Valparaíso, y que tengamos la oportunidad de que nuestros cereceros puedan través de la región del Biobío, exportar su producto”.

El taller también comprendió la realización de la charla, “Situación y desafíos productivos de la cereza en la Región de Ñuble”, que ofreció el Dr. Richard Bastías, quien abordó el tema desde el punto de vista regional, nacional e internacional.

“El primer desafío es que a nivel regional tenemos que trabajar fuerte para asegurar altos estándares de calidad de fruta desde el árbol a la mesa, en este caso de la cereza, y si bien es cierto que tiene una buena aceptación en los mercados, todavía nos falta entender y aprender cómo a través de los manejos de huerto podemos asegurar una calidad de fruta con los estándares de calidad exigidos por el consumidor y los mercados”, explicó el académico quien además destacó otros desafíos.

“La mano de obra es una problemática sobre todo para este rubro. Hay que pensar que el 60 y hasta el 65% del costo de producción de cerezas es mano de obra. Además, ya estamos en una situación de escasez de mano de obra, por lo tanto, hay que avanzar en nuevos diseños de huertos más eficientes y amigables con las personas que trabajan en las labores de campo, y con la capacidad de automatizar ciertas labores. Y un tercer desafío se relaciona con el cambio climático y no solamente con mitigar las causas, sino que cómo nosotros contribuimos a disminuir los efectos de estos sistemas productivos en términos de huella hídrica y emisiones de CO2)”, precisó el Dr. Richard Bastías.

Otro de los desafíos expuesto por el académico se relaciona con la necesidad de diversificar los mercados para tener mayor competitividad y del punto de vista de la identidad de la genética y del territorio.  “Actualmente sobre el 90% de la cereza exportada se concentra en el mercado de China y mayormente en tres o cuatro variedades, entonces debemos considerar otras alternativas de mercados (Latinoamérica, Estados Unidos, etc. e incluso el nacional) y con identidad de origen, como la Corazón de Paloma de Quillón, por ejemplo, y que es una línea de trabajo que ya estamos abordando como Facultad”.

TRABAJO FUTURO

La jornada culminó con la realización de un taller grupal para analizar las demandas de investigación y de transferencia tecnológica en este rubro en los ámbitos productivos y comerciales, actividad que fue coordinada por el investigador Ignacio Urra. “Lo que hicimos fue generar grupos de trabajo en los que ellos pudieron ir discutiendo sus problemáticas y presentando sus situaciones, cuya información nos permitirá continuar trabajando con ellos en el futuro”, puntualizó el investigador de la Facultad de Agronomía.

En la misma línea el Dr. Richard Bastías puntualizó que, “a través de esta actividad los productores y profesionales presentes en la actividad nos platearon sus necesidades locales como una hoja de ruta para poder apoyarlos desde nuestro quehacer académico en los ámbitos de investigación, innovación y transferencia tecnológica, lo que resultó en una actividad muy enriquecedora”, puntualizó el académico.

Por Francisca Olave Campos

Más de medio centenar de personas, entre estudiantes, académicos y autoridades de Ñuble participaron recientemente del III Workshop de jóvenes investigadores de Ciencias Agronómicas, que organizó el Programa de Postgrado de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción.

La jornada se realizó en el marco de la temática: “Agricultura sostenible: adaptándonos a los cambios globales”, con el fin de dar a conocer innovadoras investigaciones en el mundo del agro, así como intercambiar experiencias y metodologías en el área de la agricultura.

El congreso desarrollado en modalidad híbrida reunió en las Termas de Chillán a expertos nacionales y extranjeros, destacando las charlas magistrales del Dr. Alejandro del Pozo, de la Universidad de Talca, Chile, quien presentó el tema, “Mejorando la adaptación de cultivos a ambientes propensos a sequía a través de fenotipado de alto rendimiento y estudios de genómica”, el Dr. Stephen Good, de la Universidad Estatal de Oregon, Estados Unidos, quien se refirió a las “Investigaciones de los componentes de la evapotranspiración para una mejor comprensión de los sistemas naturales y agrícola” y la charla del Dr. Pedro Balatti, de la Universidad de la Plata, Argentina, quien expuso sobre “Interacciones entre los organismos del microbioma de las plantas: Microorganismos benéficos y patógenos”.

La actividad que se ejecutó a través de los programas de postgrado de Agronomía UdeC, contó con el auspicio del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería de la Universidad de Concepción, CHRIAM, y fue la oportunidad para que los jóvenes investigadores, estudiantes de magíster o doctorado o recientes titulados presentaran sus trabajos relacionados con la producción sustentable de alimentos, suelos agua y medio ambiente, así como la protección sostenible.

BALANCE CONGRESO

En este sentido, la directora del programa de Doctorado en Ciencias de la Agronomía, Dra. María Dolores López hizo un positivo balance de los temas presentados por los jóvenes investigadores. “Tuvimos dos días de actividades intensas, de exposiciones, discusiones e intercambio de ideas muy interesante, donde en diferentes sesiones se pudo plantear y discutir algunas de las tendencias actuales en investigación enfocadas a la producción de alimentos más sustentable bajo estrés abiótico, la protección del recurso suelo con su rol clave en el secuestro de carbono para mitigar los efectos del cambio climático, el uso del biocarbón, el impacto de nuevos contaminantes emergentes como los microplásticos y la utilización de técnicas moleculares aplicadas a la protección vegetal. Temas innovadores que se están desarrollando en relación con el agro”.

Por su parte, la directora del Programa de Magíster en Ciencias Agronómicas de la Facultad de Agronomía UdeC, Dra. Marisol Vargas agregó que, “en esta tercera versión del Workshop, que es una iniciativa que nació de nuestros propios estudiantes, quisimos ahondar en diversas materias, identificando problemas científicos o tecnológicos en el mundo del agro y planteando también algunas soluciones generadas a partir de las investigaciones desarrolladas por los estudiantes de postgrado”.

En el encuentro estuvo presente también, el seremi del Medio Ambiente de Ñuble, Mario Rivas, quien participó de la Mesa Redonda sobre la Agenda 2030, donde se trataron temas relacionados con la bioeconomía, protección de los ecosistemas, participación de la mujer en el agro, importancia de las buenas prácticas ambientales para enfrentar el cambio climático, entre otras temáticas, que fueron discutidas por los invitados Dr. Pablo Cornejo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, la Dra. Ángela León de la Corporación Universitaria Lasallista de Colombia, el Dr. Lizardo Reyna de la Universidad Técnica de Manabí en Ecuador y el Dr. Antonio Pinto de la Universidad de Concepción.

Por Francisca Olave Campos

En una emotiva ceremonia, las Direcciones de Docencia y Relaciones Internacionales, hicieron entrega del Segundo Concurso de Becas de Movilidad Internacional para Estudiantes de Pregrado de la Universidad de Concepción.

Este fondo de movilidad beneficiará a 21 estudiantes, provenientes de los tres Campus UdeC, quienes fueron seleccionados tras postular a un proceso que inició en septiembre de 2022, con la apertura de la segunda convocatoria de becas bajo el financiamiento del Proyecto UCO 1966: Plan de fortalecimiento de la internacionalización del pregrado de la UdeC.

La Dra. Ximena Gauché Marchetti, Vicerrectora de Relaciones Institucionales y de Vinculación con el Medio de la Universidad de Concepción, se refirió al apoyo institucional que se entrega, a través de este proyecto, para la proyección internacional de su alumnado.

 “La entrega de estas becas es un reflejo del compromiso de excelencia que tiene la UdeC en sus tres ejes misionales. En este caso, este impulso se manifiesta en el ámbito de la formación del pregrado y la vinculación, a través de la internacionalización, con las instituciones que tienen una colaboración permanente con la Universidad de Concepción y en las cuales esperamos que nuestros y nuestras estudiantes puedan crecer en su desarrollo profesional y, asimismo, adquirir una experiencia de vida, conocer otras culturas y favorecer el aprendizaje de un nuevo idioma”, explicó la autoridad.

En el mismo tenor, la Directora de Docencia y Directora del Proyecto UCO 1966, Dra. Carolyn Fernández Branada, subrayó que, “estas becas permitirán una experiencia de movilidad internacional, que va a contribuir no sólo con el desarrollo de competencias asociadas a su disciplina, que tienen relación con lograr mayores aprendizajes y trabajar en nuevas metodologías o estrategias, sino que también es un aporte a la adquisición de competencias genéricas en el ámbito del desarrollo personal, la comunicación, la asertividad y la autodisciplina, que se adquieren al estar en un lugar distinto, compartiendo con nuevos pares, académicos, en un entorno desafiante”, comentó.

En la ocasión, la Directora de Relaciones Internacionales, Dra. María Inés Picazo Verdejo, explicó que el proceso de gestión de este fondo de subvenciones ha demandado un trabajo mancomunado entre las reparticiones de la Universidad. “Lo enriquecedor para nosotros, como DRI, ha sido instalar dentro de nuestra dirección procesos de gestión de la movilidad que van a quedar más allá del UCO1966, que incorporan un trabajo técnico, pero con una dimensión humana, que involucra a todos los actores involucrados, porque entendemos que estas movilidades tienen que fortalecer a la institución también”, señaló.

 FORMACIÓN INTERNACIONAL

Más de 100 estudiantes postularon al segundo de los tres fondos para becas que dispondrá el Proyecto UCO 1966, durante su periodo de ejecución, y que permitirá al estudiantado UdeC cursar asignaturas o pasantías en instituciones extranjeras, tales como la Simon Fraser University (Canadá), Universidad Autónoma de Barcelona (España) y Politécnico de Milán (Italia), entre otras, durante el primer semestre de 2023.

Bastián Campos Monsalve es uno de los estudiantes favorecidos por esta subvención. El alumno de cuarto año de Agronomía viajará hasta Argentina para estudiar en la Universidad Nacional de Rosario, durante el primer semestre de este año. “Espero conocer nuevos lugares, nuevas personas y desarrollarme profesionalmente, conociendo la industria argentina agroalimentaria, que siempre ha sido grande y que es un referente. Esta experiencia me va a ayudar a tener una perspectiva globalizada de los alimentos, en especial, sobre la producción de alimentos en el contexto del cambio climático”, comentó el estudiante.

A partir de marzo de este año, el Proyecto UCO1966 iniciará un tercer proceso de postulación a becas de movilidad internacional, el que será informado a través de las redes sociales de la Direcciones de Docencia y Relaciones Internacionales.

Por Andrea Alcaíno

Con el lema “Agricultura sostenible: adaptándonos a los cambios globales” y con el fin de dar a conocer innovadoras investigaciones en el mundo del agro, así como intercambiar experiencias y metodologías en el área del agro, la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción comienza mañana el III Workshop de jóvenes investigadores de Ciencias Agronómicas.

El congreso dirigido a jóvenes del área agroalimentario, forestal, ambiental y afines (hasta 5 años después de haber obtenido su título de postgrado) se extiende hasta el 11 de enero, ya que se abordarán diversas temáticas relacionadas con producción sustentable de alimentos, suelos agua y medioambiente, agenda 2030 y protección sostenible.

Sobre la actividad la académica y Directora del programa Doctorado en Ciencias de la Agronomía, Dra. María Dolores López, destacó la importancia de desarrollar este tipo de instancias. “En su tercera versión tratamos de ser un evento de discusión de comunicación científica en el área del agro, donde principalmente jóvenes investigadores, ya sean estudiantes de magíster, de doctorado o algunos titulados recientes, muestran los trabajos de investigación que han ido realizando en diferentes temáticas como la producción sustentable de alimentos, suelos, agua y medio ambiente, entre otros”.

Por su parte la Directora del Programa Magíster en Ciencias Agronómicas, Dra. Marisol Vargas, agregó que, “para nosotros como Facultad es tremendamente significativo poder concretar este Workshop, ya que nació como una idea de nuestros propios estudiantes y que les da la oportunidad de relacionarse con jóvenes investigadores de otros centros y universidades”.

La jornada, que se ejecuta a través de los programas de postgrado de Agronomía UdeC, también cuenta con el auspicio del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería  de la Universidad de Concepción, CHRIAM, y en esta oportunidad contará con la participación de expertos nacionales y extranjeros.

Por Francisca Olave Campos

Autoridades y académicos de Agronomía UdeC, estuvieron presentes recientemente en la sede de la Agrupación de Viñateros de Rahuil, comuna de Florida, donde se desarrolló un encuentro entre representantes de la Agrupación de Viñateros de Rahuil Alto y autoridades regionales, para celebrar la firma de la licencia no onerosa del “Protocolo de elaboración de un Brandy”, el cual se elaboró a partir de cepas patrimoniales del Valle del Itata Sur.

La actividad consistió en la firma de la licencia y un almuerzo campestre con las autoridades, para celebrar la entrega de este manual a la comunidad, elaborado en el marco del proyecto “Valorización del patrimonio vitivinícola del Valle del Itata mediante la producción de un Brandy D.O. que aumente la competitividad de los pequeños productores”.

La iniciativa contó con el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y fue ejecutado por investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas y la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, con el objetivo de rescatar una actividad productiva tradicional de la zona, recuperar las cepas del Valle del Itata dándole valor agregado y mejorar las condiciones laborales de las y los productores locales.

Sobre el trabajo desarrollado con los productores, el académico y enólogo de Agronomía UdeC, Dr. Ignacio Serra, destacó que, “hicimos talleres para que las mujeres de Rahuil aprendieran a podar, también hicimos capacitaciones para que adquirieran las competencias necesarias para hacer producción de vinos y su destilación, además de hacer una cata de Brandy elaborado con cepas patrimoniales versus otros Brandy comerciales, este último trabajo lo hicimos en la Facultad de Agronomía en nuestra bodega de vinificación y toda la analítica de los productos se hizo en el laboratorio del Dr. José Becerra en la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas. En el trabajo de destilación tuvimos también el apoyo de Danilo Godoy, un alumno de la Universidad de La Frontera que hizo su práctica profesional, y además, pudimos sacar un libro con toda la información recopilada de este proyecto”.

Sobre la actividad desarrollada en Rahuil, el Decano de Agronomía UdeC, Guillermo Wells, destacó que, “aquí hay dos elementos importantes, uno es la vinculación con nuestros productores, en este caso específico con los pequeños productores vitivinícolas de esta zona que siempre han tenido dificultades con la comercialización de su uva y que ahora se ha generado un producto que da un valor agregado y lo segundo importante de destacar es la interacción y el trabajo conjunto entre facultades, ya que se potencian las áreas del conocimiento específico y permite justamente generar este tipo de iniciativas que apoyan directamente a la pequeña agricultura que tanto nos necesita”.

Cabe destacar que de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas lideró el Dr. José Becerra, y participaron también la Dra. Claudia Pérez y el biólogo Daniel Cajas, de Agronomía estuvieron trabajando los enólogos Dr. Ignacio Serra y Guillermo Martínez, quien además es ex alumno de Agronomía y el Dr Arturo Calderón participó en parte de la analítica del Brandy y la escritura del Libro “Brandy Arte y Ciencia de la valorización del patrimonio vitivinícola del Valle de Itata” , y de la Facultad de Ingeniería Agrícola el Dr. Pedro Aqueveque, además del Presidente Asociación de Viñateros Alto Rahuil, Dagoberto Riquelme.

Finalmente, el  enólogo Dr. Ignacio Serra, agregó que si bien el proyecto finalizó, continúa el compromiso de seguir apoyando a los productores para que lleguen a manejar el aspecto comercial de sus productos.

A mediados de diciembre pasado el Tricel confirmó, luego de las elecciones realizadas para postular al máximo cargo de la Facultad, que asumirá su tercer periodo consecutivo el Ingeniero Agrónomo y académico, Guillermo Wells Moncada.

El Decano agradeció el respaldo y confianza de la comunidad académica de la Facultad, e invitó a todos y todas a seguir trabajando en beneficio de la Facultad y de la Universidad, manifestando de paso algunas de las tareas y obras en las que se enfocará.

“Dentro de los desafíos en la nueva gestión que inicio se encuentran el reforzamiento de nuestros programas de postgrado y programas de formación permanente, el concretar vínculos tanto con: instituciones públicas, empresas nacionales e internacionales y  por supuesto nuestros exalumnos(as), incrementar y desarrollar el fortalecimiento de la internacionalización de nuestra Facultad en pregrado y postgrado y proponer y gestionar mejoras en aspectos funcionales internos que promuevan la eficiencia y la calidad de nuestros accionar”, explicó el Decano.

De cara a lo que será esta nueva etapa, que oficialmente comienza hoy 04 de enero, la máxima autoridad de Agronomía UdeC, que asume por el período 2023-2025, agregó que, “lo manifestado son solo algunas de las tareas pendientes, ya que existen múltiples desafíos que abordar en diferentes ámbitos de nuestro quehacer universitario, tanto internos como externos”, expresó el Decano Wells, quien además agregó que continuará con la dedicación y disposición a mantener un diálogo fluido y permanente con todos quienes componen la Facultad, “con la idea de lograr y siempre ir mejorando el buen clima laboral, pensando en el bienestar personal y profesional de cada integrante”, precisó.

 

 

Entre los desafíos que enfrenta la agricultura se encuentra el incremento de los precios que están experimentando los fertilizantes. Sobre todo aquellos abonos minerales que aportan nitrógeno, han encarecido su valor en casi un 300%, dado su desabastecimiento a nivel global tras la pandemia. Este insumo es básico para los agricultores, que requieren este aporte adicional de nutrientes para obtener una adecuada producción de cereales, hortalizas y frutas.

Frente a este problema, una investigadora de la Universidad de Concepción desarrolló un biofertilizante líquido foliar, denominado Biotafert, que aprovecha los residuos agrícolas para reconvertirlos en un fertilizante para los cultivos. Este nuevo producto tiene la ventaja adicional de ser elaborado localmente, dejando así de depender de mercados internacionales para su comercialización en el país.

La investigación detrás de este producto comenzó con diversos proyectos de investigación, dirigidos por la Dra. Cristina Muñoz Vargas, de la Facultad de Agronomía UdeC. Su idea era observar el uso de diferentes residuos agrícolas y formas de estabilización, originando materiales con potenciales usos, especialmente en biorremediación y biorrecuperación de los suelos, enmiendas orgánicas y otros. El objetivo era buscar una manera de promover la agricultura sostenible.

Fue así como, después de estudios y pruebas de prototipos, la Dra. Muñoz logró generar un producto con potencial como biofertilizante. Para las pruebas de campo, Muñoz contó con el apoyo del ingeniero agrónomo Jorge Ducros, ex alumno de la Universidad de Concepción, quien es productor de cerezas de exportación. Con este importante aliado, se pudieron obtener datos que permitieron validar el producto y determinar su eficiencia.

Colaborar para transferir

Esta historia podría haber terminado aquí, pero la Dra. Muñoz tenía la inquietud de llevar su investigación a otro nivel. “Las investigaciones que hemos realizado, han generado productos con potencial para ser implementados a nivel predial; sin embargo, no había tenido la posibilidad de conectarlos con el mundo empresarial para que se pudiera realizar el escalamiento productivo”, explicó. La gestora tecnológica de OTL UdeC, Muriel Sandoval Latif, se convirtió en un puente que ayudó a la académica a conocer otros instrumentos que le permitirán pasar sus nuevos conocimientos a la aplicación. Así se completó la tríada necesaria para avanzar hacia el mercado: investigación, protección del nuevo conocimiento y emprendimiento.

Los conocimientos y experiencias de Muñoz y Ducros se complementaron, naciendo en junio de este año la empresa Suelo Vivo Bioinsumos SPA, que se encargará del escalamiento productivo y validación comercial de este producto. “La motivación para la creación de bioinsumos recae en la necesidad de generar alternativas sustentables, tanto a nivel ambiental como económico para enfrentar los serios efectos de la inflación y restituir la calidad de los suelos”, explicó Ducros, quien destacó el desarrollo potencial de producto.

Esta apuesta alcanzó un nuevo hito, con la firma de la licencia de esta tecnología a la spin-off universitaria. La generación de una empresa con base científica-tecnológica abre así una nueva etapa, “para potenciar la transferencia de estas tecnologías en el mercado nacional. Por ello formamos el spin-off con Jorge, a quien ya conocía cuando fue mi alumno tesista de la carrera de Agronomía. Así surgió este emprendimiento que nos genera un nuevo desafío profesional y que con el apoyo de nuestras familias y la Universidad de Concepción esperamos generar frutos en el mediano plazo”.

Agricultura y economía circular

La empresa tendrá a continuación la capacidad de producir y comercializar el resultado de estas investigaciones; un fertilizante 100% orgánico, sin aditivos artificiales y generado por la actividad biológica, rico en nutrientes, de bajo costo y por su presentación líquida, de fácil aplicación en los predios.

Andrea Catalán Lobos, directora ejecutiva de OTL UdeC, comentó sobre este proceso: “Es un ejemplo de conformación de un equipo humano que complementa sus capacidades y habilidades en pos de llevar los resultados de Investigación y desarrollo al mercado. Un sueño de muchos investigadores que se concreta hoy gracias a la decisión de la Dra. Muñoz de aventurarse a emprender, en la compañía adecuada. Desde la UdeC, nos comprometemos a apoyarlos y acompañarlos en el proceso. De hecho, la Dra, Muñoz postula ahora al programa Conectadas, de Incuba UdeC, a través del cual podrá acceder a formación en negocios y a mentorías”.

Todos los productos utilizados para la elaboración de este biofertilizante son obtenidos a partir de residuos, entre ellos restos de podas, de hortalizas y frutas. Se trata entonces de un importante ejemplo de cómo la economía circular puede desarrollarse también en la agricultura. Este hecho fue destacado por Jorge Carpinelli Pavisich, director de Desarrollo e Innovación de la Universidad de Concepción: «Estamos muy comprometidos en poder transferir los resultados de investigaciones hacia aplicaciones con un impacto directo y positivo en economía circular. Esta es una característica muy destacada de lo valiosa y pertinente que resulta esta iniciativa, que desde la VRID, por medio de su OTL, venimos apoyando con un proceso de licenciamiento exitoso”, aseguró.

Tras la firma de la licencia, la Universidad de Concepción continuará con el apoyo a estos emprendedores, pues la spinoff ha solicitado medidas de apoyo en términos de uso de infraestructura universitaria para completar las etapas de validación técnica.

Académico de nuestra Facultad Dr. Winfred Espejo Contreras realizó recientemente en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras el taller de “Escritura de artículos científicos para revistas de alto impacto”.

El objetivo fue fortalecer las competencias para las publicaciones de informaciones en revistas indexadas, por lo que el académico destacó la importancia de esta actividad. “La realización de este taller entregó a los docentes y estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras capacidades y herramientas para realizar publicaciones de alto impacto. Este trabajo será, además, de gran relevancia para poder realizar investigaciones en conjunto entre ambas casas de estudio”.

Gracias a las gestiones realizadas por el UNAH-Tec-Danlí con la Universidad de Concepción en Chile se favorecen las capacidades, desarrollo de talentos, la gestión del conocimiento, la investigación científica y la vinculación con el medio, sobre todo en el estudio de las ciencias ambientales y la agronomía.

El taller fue inaugurado por la Dra. Doris López, directora por Ley de UNAH Danlí y Raúl Figueroa director de la Junta de Dirección Universitaria e investigador de la UNAH bajo la organización del coordinador de investigación, Andy Banegas y la coordinadora regional de Vinculación y Enlace de Internacionalización, Isis Montes La actividad contó con la presencia de docentes, alumnos y egresados de la mencionada institución.

Conscientes de la importancia e impacto socioeconómico que posee el cultivo de granos es que el Departamento de Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía, a través del recientemente incorporado profesor, el Dr. Abdelhalim Khaled está impulsando proyectos de investigación relacionadas con la producción de diversos granos.

Es así como destaca la línea investigativa que busca medir la eficiencia del uso del nitrógeno en el trigo harinero tipo invernal variedad Maxwell, considerando como eje principal el tema del cambio climático en el cultivo de granos. “Nosotros sabemos que por ejemplo el uso excesivo de fertilizantes se relaciona directamente con el cambio climático debido a que promueve la emisión de gases volátiles y que repercuten en el incremento de la temperatura, y/o que con el uso excesivo del nitrógeno se afecta negativamente la actividad de los microorganismos del suelo, lo que provoca desequilibrios en el medioambiente. También en trigo se estima una baja eficiencia del uso del nitrógeno aplicado (casi 33% esta absorbido por la planta).  Esta baja eficiencia esta atribuida a los efectos combinados de desnitrificación, lixiviación y volatilización. Por lo tanto, modificar la forma y el momento de aplicación de nitrógeno puede inducir un mejoramiento en la eficiencia de absorción y que sea más amigable con el medio ambiente, porque además actualmente el gran problema es producir más en pocos espacios de tierra, ya que cada día existe más competencia por el uso de este recurso”, explicó el académico, Dr. Abdelhalim Khaled.

Otra arista importante se relaciona con que los granos son considerados como imprescindibles para garantizar la seguridad alimentaria, y que incluso Chile es uno de los países que más trigo consume. “A nivel mundial Chile se posiciona en el segundo lugar como consumidores de pan (en el primer lugar se encuentra Alemania), con 98 kilogramos per cápita, por eso es muy importante el cultivo de este tipo de granos y hay que centrarse en fortalecer los manejos agronómicos”, manifestó el Dr. Khaled.

PROCEDIMIENTOS

En el desarrollo de esta investigación participa el estudiante de pregrado, Cristian Cifuentes, quien detalla parte del trabajo que se encuentran desarrollando en las dependencias de la unidad de cultivos de la Estación Experimental “El Nogal”. “Tenemos trigo sembrado bajo distintas dosis de nitrógeno. La idea es ver las diferencias fisiológicas, agronómicas y de rendimiento que se da producto del mayor o menor uso de nitrógeno, y mediremos la eficiencia del uso del nitrógeno, lo que se concretará una vez enviemos nuestros resultados al laboratorio para hacer un análisis químico, de calidad y cantidad de nitrógeno”, indicó Cristian Cifuentes.

El trabajo que han desarrollo desde junio pasado ya ha arrojado algunos resultados que son visibles, tal como lo explicó el Dr. Khaled. “Hemos ido notando diferencias relacionadas con el color de la planta que se verifica midiendo el nivel de clorofila. Otros efectos se relacionan con la altura y el área foliar de la planta”, precisó. En febrero del próximo año se realizará la cosecha de las siembras ubicadas en dependencias de la Estación Experimental del Campus Chillán y luego se desarrollarán los análisis de laboratorio pertinentes.

Con este proyecto toman fuerza las investigaciones de la Facultad de Agronomía en el área de la producción de cultivo de granos, aspecto que destacó el director del Departamento de Producción Vegetal, Dr. Richard Bastías. “El consumo de granos o cereales y sus derivados constituye una base importante de la dieta alimentaria, pero detrás de ello existen prácticas de manejo agronómico que son claves para asegurar rendimientos en estos cultivos y especialmente en el contexto actual de cambio climático y seguridad alimentaria. Por ello el trabajo que está desarrollando el profesor Khaled es muy relevante, ya que busca entender las bases fisiológicas para optimizar los procesos productivos de estos cultivos, y de esta manera dar respuestas prácticas al sector agrícola regional y nacional en estas materias, además de formar a nuestros estudiantes en esta línea de trabajo, que es importante para su futuro campo laboral”.

Por Francisca Olave Campos
Facebook
Facebook