Logo Facultad Agronomía UdeC
Síguenos en:

Promover y facilitar la colaboración académica entre Chile y Suecia, organizando foros entre distintos grupos de investigación anuales y financiando actividades de doctorado, son algunos de los objetivos que tiene ACCESS, Colaboración Académica Chile Suecia, del que es parte la Universidad de Concepción a través de varias Facultades entre ellas la de Agronomía. En ACCESS participan 13 grupos de investigación y que cubren áreas sociales, artísticas, medicina, agricultura y acuicultura sustentables, biodiversidad en ecosistemas terrestres y acuáticos, minería, energía, preservación de recursos naturales, entre otros. Los grupos se han definido tratando de responder Objetivos de Desarrollo Sostenibles(SDG’s) propuestos por las Naciones Unidas (Agenda 2030).

El Foro Académico entre universidades chilenas y suecas surgió el año 2013 y se ha mantenido en el tiempo mediante encuentros que se realizan periódicamente, siendo el último de ellos el realizado en Estocolmo (Suecia) a mediados de junio pasado. Para este Foro Académico ACCESS 2024 el trabajo se focalizó en cuatro áreas: Buena salud y bienestar, Ciudades y comunidades sostenibles, Vida bajo el agua, Vida en tierra y Paz, justicia e instituciones sólidas; y donde participó el académico de la Facultad de Agronomía UdeC, Dr. Erick Zagal, quien es parte del grupo “Integrando agua, suelo, alimentación y energía hacia una agricultura sustentable en Chile y Suecia”. Este grupo de investigación se compone de profesionales de universidades suecas como la de Estocolmo, de Ciencias Agrícolas (Uppsala)y de Lund; así como de universidades nacionales como la Universidad de Chile, la Austral de Chile, de la Universidad de O´Higgins, la Universidad Católica y la UdeC.

Según lo manifestado por el Dr. Erick Zagal, el grupo de investigación al que pertenece, “trabaja en una perspectiva de integración interdisciplinaria de los pilares mencionados que definen al grupo, y que se ha propuesto en lo inmediato, como producto de las discusiones realizadas, generar un artículo científico que analice cómo incluir todas nuestras disciplinas detrás de estos pilares (agua, suelo, alimentación y energía) y hacia un objetivo de agricultura sustentable en Suecia y Chile”.

Además, en el reciente encuentro abordaron la idea de generar una propuesta de proyecto piloto “relacionado con nuestra participación como UdeC y la participación de la Universidad de Ciencias Agrícolas de Suecia, y que estudie la interacción de los microorganismos del suelo en praderas distribuidas en un gradiente climático y geológico en Suecia y Chile. La propuesta puede constituir una continuación de nuestras líneas de investigación relacionadas al rol de los microorganismos en los procesos de almacenamiento de carbono y, además, del entendimiento de la promoción y regulación del microbioma del suelo, en el crecimiento de plantas en ecosistemas terrestres y en distintos ambientes. Igualmente, permitiría la inclusión del uso de nuevas herramientas en estas investigaciones, como lo es la espectroscopia de suelo y la modelación geoespacial”.

Cabe señalar que en el encuentro también expuso otra académica UdeC, del Departamento de Ingeniería Industrial, Magdalena Jensen especialista en sustentabilidad, enfocada en sistemas de alimentación, cambio climático y cambio de uso del suelo. El segundo proyecto que se formularía y donde participa la Universidad de Chile, se relaciona con uso de paneles agrofotovoltaicos que son paneles solares por sobre los cultivos y que generan energía para el predio.

Otros pasos por seguir lo constituyen la búsqueda de financiamiento en Suecia y Chile para estos proyectos de investigación, y la incorporación de nuevos miembros al grupo con una perspectiva de equilibrio de género, inclusión de doctorandos y de la exploración de intercambio de doctores jóvenes (postdoc).

Dentro de lo destacado por el Dr. Zagal, es que en este reciente encuentro se reunieron más de 120 investigadores y que incluso fueron visitados por el Presidente de Chile, Gabriel Boric, quien se reunió con ellos para conocer el quehacer de ACCESS.

El próximo encuentro que se desarrollará el 2026 reunirá a los investigadores y autoridades en la Universidad de Concepción.

 

Tras años de trabajo para preservar al toromiro (Sophora toromiro), especie en extinción en Isla de Pascua, una nueva partida de pequeñas plantas viajó desde la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, Campus Chillán, rumbo a Rapa Nui, a un vivero de Conaf, donde comenzó su proceso de adaptación, previo a su hogar definitivo.

Un equipo de académicos e investigadores de la Facultad de Agronomía UdeC, liderados por la Dra. Macarena Gerding González, en conjunto con personal de Conaf Rapa Nui y el Dr. Jaime Espejo, consultor de CMPC, llevaron a cabo una investigación sobre “Microorganismos simbióticos para la inoculación y restablecimiento de la especie extinta en Rapa Nui: Sophora toromiro”, con el que se iniciaron las tareas para la preservación y reintroducción del toromiro. “Nosotros como Universidad de Concepción, participamos en particular en lo que ha sido la selección de microorganismos para acompañar a esta especie en su restablecimiento en suelos que están muy empobrecidos y degradados y en eso llevamos más de seis años”.

En este tiempo, según lo explicado por la experta, se seleccionaron bacterias, fijadoras de nitrógeno y gracias al proyecto financiado por la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VRID), de la Universidad de Concepción, en estos dos últimos años, pudieron comenzar a seleccionar hongos micorrícicos y bacterias rizoféricas que aportarán otro tipo de nutrientes como fósforo y potasio y hormonas y enzimas que promovieran el crecimiento de las raíces y la tolerancia de las plantas al estrés hídrico. Esta última etapa contó la participación de los académicos Arturo Calderón y Leandro Paulino, los investigadores Pía Oyarzúa, Mauricio Sanz, Tamara Quezada, y estudiantes de pre y postgrado de la Facultad de Agronomía UdeC.

El trabajo desarrollado a través de los seis años implicó diversas tareas que detalló la Dra. Gerding. “Seleccionamos microorganismos durante dos a tres años y ahora ya estamos reestableciendo las plantas inoculadas. Nosotros las reprodujimos acá en los laboratorios de Agronomía UdeC, con las semillas descendientes del árbol que está en el jardín botánico de Viña del Mar, las que fueron inoculadas en un sustrato inerte e inoculadas con su consorcio microbiano específico para luego enviarlas a Rapa Nui”, previa revisión y certificación por parte del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, de Ñuble.

Al respecto, el Director Regional del SAG de Ñuble, Osvaldo Alcayaga, destacó que “en primer lugar, estamos orgullosos como institución de ser parte de este proceso, que es una de las funciones del SAG, que es certificar los envíos de productos, en este caso, agrícolas, a Isla de Pascua, con la finalidad de proteger a la isla de plagas y enfermedades que pudiesen estar en el continente y que no tienen presencia allá. Hoy estamos verificando que el sustrato y que las plantas cumplan la normativa vigente”.

TRABAJO EN LA ISLA

El trabajo para preservar esta especie comenzó en 1953 cuando Efraín Volosky colectó semillas que provenían del único ejemplar de la especie existente en la isla, y las envió al continente. Algunas de ellas se llevaron al Jardín Botánico Nacional de Chile, en Viña del Mar, donde su administrador, Patricio Montaldo, las hizo germinar en 1956 y obtuvo una sola planta madre, crecida en malas condiciones. De las semillas producidas por esta, en 1992 se hicieron germinar cien, lográndose noventa y ocho plantas. Nueve se llevaron a Isla de Pascua y el resto se repartió entre Santiago (Maipú), la Universidad de Concepción (Concepción), el Arboretum de la Universidad Austral de Chile para cruzarlas y producir más semillas.

Posteriormente el 2018 nace la idea de preservar el árbol originario de la Isla de Pascua, que fue descubierto entre 1772 y 1775, y que comenzó a extinguirse en su hábitat natural en 1960. Fue gracias a de un proyecto de cuatro años (2020-2024) con el que se buscó la reinserción del toromiro en su hábitat, y en ello trabajaron Conaf-Rapa Nui, CMPC y la Universidad de Concepción.

En este sentido, Estefany Pate, viverista del vivero Mataveri Otai en Rapa Nui, destacó la importancia del trabajo desarrollado. “Esta es la etapa final del proyecto de rescate del toromiro que ha tenido muy buenos resultados y por lo mismo se agradece a todos quienes han colaborado en este trabajo que ahora se enfoca en la recepción de dieciséis plantines germinados. Nosotros realizamos colecta de suelo de diferentes zonas de la isla con la idea de prospectar pastos nativos en la búsqueda de hongos y bacterias necesarias para asociar al toromiro. En la isla recorrimos particularmente la costa norte cercana a Anakena, y la bajada del Ranukau”.

Por su parte, Mauricio Sanz, ingeniero agrónomo de la UdeC y coinvestigador del proyecto, quien además participó en el taller de capacitación al personal del vivero Mataveri Otai, destacó que, “esta reforestación es importante porque el toromiro es parte de la cultura Rapa Nui. Es un árbol endémico y simbólico de la isla y ocupa un nicho ecológico importante que es la fijación de nitrógeno porque es una leguminosa y lo que debemos procurar ahora es que estos plantines se mantengan vivos en la isla, pese a la mala calidad del suelo y la falta de microrganismos que poseen. Por eso fue importante la recolección de hongos micorrícicos y bacterias que hicimos previamente”.

Cabe destacar que el material recolectado en Rapa Nui y traído al Campus Chillán para su análisis, fue facilitado por Servicio Agrícola y Ganadero de dicho territorio, así como los plantines que se llevaron desde la Universidad hacia la isla, fueron inspeccionados y certificados por el SAG.

Los profesionales del Departamento de Suelos y Recursos Naturales de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, Dra. Rocío Gallardo y el Dr. Juan Ortiz, participaron recientemente del XVI Taller Nacional SIG-Sistemas de Información Geoespacial, organizado por el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, en la UdeC, presentando la charla “Efectos en el suelo del mega-incendio de enero de 2013 ocurrido en la zona cercana al cerro Cayumanqui y Nueva Aldea”.

En la oportunidad, la Dra. Gallardo, geóloga de la UdeC, y doctora en Ciencias geológicas de la Universidad de Buenos Aires, y quien imparte la asignatura de modelamiento cartográfico en las sedes de Concepción y Chillán para la carrera de Agronomía, quien es especialista en SIG (Sistemas de información Geográfica), teledetección, riesgo geológico (peligros), análisis de cuencas y microscopía, explicó que la charla brindada junto al académico Dr. Juan Ortiz, también experto de Agronomía UdeC, se relacionó con el proyecto Fondecyt de Iniciación, en proceso de revisión por ANID titulado: “Análisis multi-escalar de mega-incendios ocurridos en las regiones de Ñuble y Biobío [2000-2023], y prognosis bio-edafo-climática reciente”.

“Lo presentado corresponde al análisis espacial del incendio ocurrido en la zona cercana a cerro Cayumanqui-Nueva Aldea, donde se determinó la distribución espacial de la cicatriz del incendio mediante uso de imágenes satelitales multiespectrales Sentinel 2 (MSI), la zona quemada fue determinada con índices espectrales NBR (Normalized Burn Ratio), el cálculo severidad del incendio se calculó mediante el uso de dNBR (delta Normalized Burn Ratio) para escenas pre y post-incendio”, explicó la experta quien agregó que además, se estimó el avance diario del incendio mediante datos históricos de FIRMS (Fire Information for Resource Management System) de la NASA.

“Se propone realizar, en base a severidad del incendio (dNBR), la intensidad de la energía radiativa liberada (FRP: Fire Radiative Power) y el tipo de uso de suelo (plantaciones forestales, bosque nativo, praderas y zonas agrícolas), un muestreo estadísticamente representativo del suelo según su grado de afectación, entre: alta, media, baja y no afectada por el fuego. Se evaluarán propiedades físicas, químicas (status de fertilidad), y mineralógicas (Micromorfología y Difractometría Rayos-X DRX) para los escenarios antes mencionados. El objetivo final, será resolver la cuestión de: ¿Cómo afecta la incidencia de mega-incendios asociados al clima mediterráneo la capacidad del suelo para proveer servicios ecosistémicos en función de los principales usos de la tierra presentes?”, precisó la Dra. Gallardo.

Por su parte el docente, Dr. Juan Ortiz, ingeniero agrónomo (con mención en suelos) que importe las clases de Clasificación de Suelos y Conservación de Suelos, en pregrado y Génesis y Clasificación de Suelos en postgrado, puso énfasis en que, “la suma de voluntades y esfuerzos que redunden en la generación de espacios colaborativos, siempre será el mejor punto de partida en la resolución de cualquier desafío. En este caso particular, el intercambio de conocimientos y vinculación de nuestra Facultad con el Servicio Agrícola y Ganadero, representa una valiosa oportunidad de proyectar los avances y prospectivas de la investigación que evalúa los efectos post-evento de mediano plazo de los mega incendios ocurridos en el periodo 2000-2023 a nivel Regional, que van desde análisis espaciales mediante herramientas de teledetección hasta la identificación de cambios a nivel microscópico en el suelo, que permitan establecer y divulgar las mejores estrategias de manejo de los ecosistemas afectados”.

Cabe agregar que durante la etapa intermedia-final del trabajo, se pretende generar instancias de promoción del diálogo que involucre el intercambio de saberes en torno a la Gestión de Riesgo de Desastres (GRD) entre grupos objetivos de la comunidad. Para ello, se propone el desarrollo de diálogos públicos y abiertos, entre expertos y expertas de las comunidades, y especialistas en temáticas GRD.

La estudiante Valentina Torres Fernández, de Agronomía-Concepción, recibió un reconocimiento como la mejor estudiante de su generación -2019-, encontrándose hoy en proceso de titulación.

El evento fue encabezado por el Rector, Dr. Carlos Saavedra Rubilar y congregó a autoridades académicas y a otros estudiantes de diferentes carreras de la UdeC, así como también a familiares y amigos de quienes recibieron este importante reconocimiento.

El Premio Universidad de Concepción se otorga a quienes obtuvieron la mejor calificación de su generación, pero además terminaron su carrera en el tiempo correspondiente y aprobaron todas sus asignaturas en la primera oportunidad.

Los premios fueron entregados por los decanos y decanas de las distintas facultades, por lo que Valentina recibió el premio de manos del decano, Guillermo Wells Moncada.

Sobre el significado de este reconocimiento Valentina Torres, señaló que, “el recibir este premio tiene gran significado para mí ya que da cuenta que todo el esfuerzo, empeño y dedicación en el transcurso de la carrera valió la pena. Además, que es una gran oportunidad para seguir mejorando y aprendiendo para crecer profesionalmente”.

-Retos medioambientales gatillados por fenómenos climáticos han sido abordados por expertos de Agronomía UdeC, para brindar soluciones a la sociedad.

Como cada 17 de junio se conmemora el Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía, contexto en el que la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, destaca algunas de sus investigaciones para hacer frente a esta problemática mundial.

“La desertificación es un tema que viene preocupando a la humanidad a lo menos hace 40 años, producto del avance de las zonas desérticas a zonas pobladas y agrícolas, consecuencia del mal manejo que hacemos del recurso suelo. Sin embargo, con el tiempo ha ido evolucionando este concepto, hoy en día, ya no solamente se identifica con la desertificación del suelo, sino que, también con la degradación del agua y del aire, producto de la actividad humana”, comenzó explicando el profesor y director del Departamento de Suelos y Recursos Naturales de la Facultad de Agronomía, Dr. Marco Sandoval Estrada.

INVESTIGACIONES

La desertificación al ser un problema que en Chile afecta en algún grado a más del 50% de los suelos, la Facultad de Agronomía en especial a través del Departamento de Suelos y Recursos Naturales se hace cargo de dar soluciones. Es así como variadas investigaciones se han sumado a la solución y están en desarrollo. Destacan entre otros los proyectos tendientes a: la remediación del recurso suelo; la mejora en las reservas y acumulación del agua; el uso técnico de los residuos o la reducción de ellos en la actividad agropecuaria; los modelos de calidad de suelo y los protocolos de mejoramiento de estos (en especial aquellos afectados por el fuego); isotopos para entender los ciclos del agua; la valoración enzimática y nuevas técnica analíticas de menor costo, más rápidas y menos contaminantes, así como el uso de los sistemas de información geográficos y sensoriales de los procesos productivos. Lo anterior, coloca a la Facultad de Agronomía a la vanguardia para desarrollar una agricultura sostenible.

“Debemos destacar nuestra participación en un reciente proyecto adjudicado por la investigadora Dra. Cristina Segura de la UDT, y que nos va a permitir ver qué hacemos con muchos de los residuos agrícolas, por ejemplo, los plásticos en la agricultura”, explicó el Dr. Sandoval.

Otro de los proyectos mencionados por el académico es el que ha permitido desarrollar modelos en la calidad del suelo. “Ahí nos vamos a referir a la calidad física, química y calidad microbiológica, el poder determinar estas calidades en los suelos, también nos ha obligado a ir a proyectos que mejoren la analítica y me refiero a las metodologías de los laboratorios como es el caso del proyecto que se lleva a cabo aquí en el Departamento de Suelos y Recursos Naturales, por el profesor, Dr. Erick Zagal junto a su equipo. La Dra. Cristina Muñoz, ha incursionado en metodologías nuevas e innovadoras en el uso de biochar y que permite dar solución al manejo de residuos orgánicos y mejorar los suelos degradados”, comentó el Dr. Sandoval, quien también destacó los importantes trabajos en la incidencia de los micro plástico en el suelo y otras matrices, tema que lleva el Dr. Mauricio Schoebitz y también en la generación de innovación en nano insumos en el área de la fertilidad que aborda la Dra. Analí Rosas.

AGRICULTURA 4.0

Proporcionar conocimientos científicos para afrontar la desertificación y sequía es lo que diversos especialistas se encuentran trabajando, actualmente a través de la denominada “Agricultura 4.0”, que involucra a tecnología de última generación y la digitalización de los procesos silvoagropecuarios.

“Hemos comenzado a innovar con sistemas de información geográfica, que nos ha permitido desarrollar proyectos en rehabilitación de suelos afectados por incendios. Y vamos a tener esta herramienta también en lo que son el uso de drones para una mejor eficiencia tanto del uso del agua como de la producción en la calidad en el alimento y la producción agrícola, que nos referimos un poco a la inocuidad del alimento, esto lo aborda un grupo de jóvenes doctores/as, Walter Valdivia, Roció Gallardo y Juan Ortiz”, señaló el Dr. Marco Sandoval.

En este mismo contexto destaca el tema de la Salud Planetaria, que plantea la interdependencia del medio ambiente, el reino animal y los humanos. Respecto de la Salud Planetaria el Dr. Winfred Espejo destacó su relevancia y relación con la desertificación. “En todo el mundo, se han registrado casos de mala gestión del uso del suelo que han resultado en deforestación. Esta deforestación afecta la calidad de los suelos, especialmente los suelos cultivables, lo que disminuye la producción agronómica. Esta reducción en la productividad afecta la calidad de los productos alimenticios comercializables y, en última instancia, la nutrición y la salud de las personas. Además, la falta de retención de agua por parte del suelo puede dar lugar a aluviones, que pueden afectar la calidad de vida en diferentes ciudades”.

A modo de conclusión el Dr. Espejo señaló que, “si nos preocupa nuestra salud y bienestar, debemos esforzarnos por reducir la desertificación. La Agricultura 4.0 nos proporciona herramientas innovadoras que nos muestran que aún es posible enfrentar este desafío y disminuir la desertificación”.

 

Por Francisca Olave Campos

En diversas comunas del secano de Ñuble, como San Nicolás, Quirihue y Ninhue, se practica una artesanía tradicional basada en la paja trenzada de trigo llamadas cuelchas. Éstas son materiales tradicionales utilizados en diversas artesanías y productos, como las chupallas, cajas, bolsos y otros artículos artesanales. En esas tres comunas, los agricultores utilizan variedades de trigo de doble propósito, tanto para obtener granos como para la producción de cuelchas.

El mayor desafío a la que se enfrentan es la disponibilidad de las variedades altas con cañas finas que son útiles para este tipo de producción y que buscan los artesanos.

Debido a que muchas variedades locales de trigo son antiguas (anteriores a los años 60s), con cañas finas, mayor altura y bajo rendimiento en granos, han sido reemplazadas por variedades modernas de alto rendimiento de granos, pero no adecuadas para el trenzado. Además, no existe un paquete de manejo agronómico específico para producir trigo destinado exclusivamente a las cuelchas, ya que el precio tendría que ser bastante alto para justificar el cultivo solo por la caña.

En el contexto del proyecto VRIM 2421 de la Universidad de Concepción, llamado “Estación demostrativa de variedades y manejo agronómico de trigo para la obtención de cuelchas de alta calidad en el secano de Ñuble”, los académicos de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, (Dr. Abdelhalim Khaled, Dr. Nelson Zapata, Dr. Raúl Cerda y Dr. Miguel Garriga), están trabajando para preservar y realzar este patrimonio.

El Dr. Abdelhalim Khaled, investigador principal del proyecto explicó que, “el objetivo es estudiar los factores que influyen en la calidad industrial de la paja de trigo, como la densidad de siembra, el establecimiento como cultivo asociado para evitar el quiebre de la caña y el comportamiento de diferentes variedades. Con esta información, se busca seleccionar la mejor variedad de trigo, proponer un paquete agronómico específico para la producción y mostrar a los agricultores y artesanos los resultados obtenidos al final de este ciclo productivo”.

Según lo manifestado por los académicos, la estación demostrativa se establecerá mediante una colaboración conjunta con la Ilustre Municipalidad de San Nicolás, el INIA Quilamapu, el Liceo Bicentenario de Excelencia Técnico Puente Ñuble y la Universidad del Bío Bío. Además, este proyecto involucra la participación de estudiantes de las asignaturas de cultivos y tesistas relacionados con el área de cultivos de la Facultad de Agronomía. “La UdeC, con ánimo y entusiasmo, espera poder contribuir a la obtención de materia prima de alta calidad para la elaboración de cuelchas y así mantener una tradición como el tejido de paja de trigo para desarrollar diferentes productos artesanales que se comercializan típicamente en las comunas del secano de Ñuble”, expresó el Dr. Nelson Zapata.

El avance de los resultados de estos experimentos se mostrará a la comunidad en un día de campo abierto en San Nicolás durante la próxima primavera. “Desde ya, extendemos la invitación a toda nuestra comunidad y, especialmente, a nuestros estudiantes para que conozcan más de cerca esta experiencia”, indicó el Dr. Khaled.

El primer taller de planificación estratégica de la Facultad de Agronomía, denominado «Introducción a la Planificación», se desarrolló recientemente, con los objetivos de introducir el concepto de planificación estratégica y sus principales elementos, además de presentar el proceso de planificación estratégica de las facultades y escuelas de la Universidad de Concepción.

La jornada coordinada por la encargada de estrategia de la Facultad de Agronomía, Carolina Villar, consideró la exposición de la línea de tiempo del proceso de formulación estratégica y la etapa en la que se encuentra la Facultad, para luego dar la palabra a facilitadores del taller de introducción a la planificación estratégica, quienes son profesionales de la Unidad de Planificación Institucional y Proyectos (UPIP) de la Dirección de Desarrollo Estratégico de la Universidad de Concepción.

La actividad comprendió el desarrollo de mesas de trabajo en grupos conformados por personal de distintos estamentos de la Facultad. Entre los participantes se compartieron experiencias y opiniones referidas a la importancia de la planificación en temas laborales y personales.

Posteriormente, los profesionales de la UPIP expusieron definición y características de niveles de planificación: planificación estratégica y planificación operativa, invitando a los grupos de trabajo a reordenar las respuestas según el nivel de planificación. Los grupos clasificaron y expusieron, generando conversación respecto a respuestas.

A partir de ello, se expusieron los beneficios de planificar estratégicamente, “fortalecer logros de objetivos individuales y colectivos, contribuir al uso eficiente de recursos, fomentar la mejora continua, permitir aprovechar oportunidades y disminuir riesgos, promover alineamiento de iniciativas, transparentar toma de decisiones, sirve como herramienta de comunicación interna y externa”, precisó la encargada de estrategia.

Sobre esta actividad el decano, Guillermo Wells Moncada destacó lo importante que es para cualquier organización desarrollar un Plan Estratégico. “El establecer una visión clara y consensuada hacia donde debemos avanzar facilita nuestra capacidad de adaptarnos a cambios del entorno, y proporciona un marco de medición y evaluación de nuestro desempeño como Facultad, identificando las áreas de mejoras y ajustando las estrategias según sea necesario. Además, estos talleres nos permiten involucrarnos a todas y todos en el proceso de planificación, aumentando el compromiso y la motivación, teniendo claro que los esfuerzos que se hacen contribuyen a los objetivos generales de la Facultad. En el marco de nuestra celebración de los 70 años de nuestra Facultad de Agronomía, poder formular nuestro Plan Estratégico de Facultad permitirá establecer nuestros objetivos y metas a alcanzar en los próximos años, proporcionándonos una dirección clara y un propósito para todos los miembros de nuestra comunidad agronómica UdeC”.

Al finalizar el taller, se llevó a cabo una última actividad en grupos de trabajo para recopilar las expectativas respecto al proceso de planificación estratégica, y se planteó la importancia de los participantes para sacar adelante el proceso. El segundo taller: “Focos y Propósitos Estratégicos”, se llevará a cabo a inicios de junio.

Los académicos, Dr. Richard Bastías y Dr. Arturo Calderón del Departamento de Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, participaron como área de fruticultura en el Quinto Congreso Europeo de Horticultura que se realiza en la ciudad de Bucarest, en Rumania.

Los expertos expusieron cuatro trabajos orales de sus líneas investigativas, particularmente en el simposio de producción frutal, en sistemas sustentables y resilientes. “Tuvimos muy buena recepción por parte de los colegas, profesores, investigadores y también de personas que trabajan en el rubro”, destacaron los profesores que fueron parte de los 800 invitados a exponer en esta actividad en la que solo ellos y algunos de sus colegas de la Universidad de Chile, representaron a Chile y Sudamérica en general.

TEMATICAS INNOVADORAS

Dentro de los temas expuestos por los académicos y que buscan transformar o adecuar la agricultura al constante cambio de escenarios (cambio climático, crecimiento de la población, reducción de espacio para producir, seguridad alimentaria, entre otros) destacaron los planteados por el Dr. Richard Bastías, quien expuso sobre su proyecto denominado “Mejora del crecimiento del fruto mediante cubiertas foto-selectivas en huertos de cerezos protegidos”. “Presenté mi trabajo en sesión de fruticultura en ambiente protegido y con paneles fotovoltaicos. En este trabajo mostré una propuesta de modelo para regular el crecimiento de frutos a partir del análisis óptico de materiales, indicando cómo somos capaces de entender mejor el efecto que puede tener las variaciones en la calidad de la luz bajo estos materiales de cobertura sobre el proceso fisiológico que determinaban el potencial del tamaño de fruta, que para las cerezas, en nuestro caso, es incrementar los precios de retornos por mayor calibre de fruta y que significa también poder pagar más rápidamente la inversión por parte de nuestros productores, cuando ellos necesitan incorporar estos sistemas de protección en la realidad actual de cambio climático”.

El segundo trabajo presentado por el Dr. Bastías fue “Malla foto selectiva como herramienta para regular la fenología

floral de los huertos de avellanos en ambientes cambiantes”. “Presenté el tema de la utilización de mallas bicolores en avellanos, con un enfoque para ser utilizada, además de proteger al cultivo del daño por excesiva radiación solar, en el control de la floración, ya que en esta especie frutal la floración es muy vulnerable a sufrir alteraciones con cambios de temperatura durante el invierno, y que estaría afectando el rendimiento de este cultivo. Se mostró como la transmisión selectiva de la luz con esta malla permite regular este proceso fisiológico, y con potencial impacto en el rendimiento”, precisó el experto.

Por su parte, el Dr. Arturo Calderón expuso sobre el “Riego deficitario en ciruelo europeo. Comparación fisiológica, productiva y microbiológica del suelo entre huertos de súper alta y baja densidad en condiciones de clima Mediterráneo”. “Me referí a cómo se puede utilizar el riego deficitario controlado en huertos de ciruelo europeo de alta densidad, utilizando patrones enanizantes. Es una innovación que es única en el mundo en ciruelo europeo, nosotros la pudimos desarrollar junto a la empresa Olivos Riego y Agromillora. La idea fue determinar si podíamos aplicar riego deficitario controlado considerando que la zona donde se producen estos frutales (región de O’Higgins y Metropolitana) han sido de las más afectadas por la escasez hídrica y las altas temperaturas, por lo tanto era muy relevante poder dar ayuda desde un manejo práctico de cómo hacer riego deficitario para ahorrar agua y eventualmente tener otros beneficios”, explicó el Dr. Arturo Calderón, quien agregó que en este proyecto también se asoció a la Dra. Macarena Gerding del Laboratorio de Bacteriología de Agronomía UdeC, “con quien pudimos incorporar algunos aspectos de evaluación de cómo el riego deficitario afecta la microbiota del suelo y encontramos resultados únicos a nivel mundial desde el punto de vista de la importancia del riego deficitario para promover mejoras en la microbiología del suelo”.

El segundo trabajo que presentó el Dr. Calderón fue sobre el “Uso de un micro-tensiómetro para mejorar la productividad del agua en cerezos con riego deficitario en condiciones de clima mediterráneo”. En este sentido el investigador señaló que “la utilización de un micro-tensiómetro que es un aparato para medir estrés hídrico en plantas con tiempo continuo y tiene como idea reemplazar a la cámara de presión, pues ésta es un equipo que hay que operarlo con una persona y eso lo hace más engorroso. Este fue un trabajo de 3 años para aplicar riego deficitario controlado en cerezos y que evidentemente ocupa mucha agua y por lo mismo cualquier reducción en la cantidad de agua implica una mayor disponibilidad de agua riego para el cerezo y otros frutales. Este proyecto también lo hicimos con Olivos Riego y Cerasus, ambos líderes en al riego y producción de fruta”, puntualizó.

Los trabajos del Dr. Richard Bastías fueron financiados con aportes del Programa Tecnológico Corfo “Centro para la Investigación e Innovación en Fruticultura para la Zona Sur”, y en el caso del Dr. Arturo Calderón, el trabajo en cerezos fue financiado con un proyecto FIA de la región de O’Higgins, mientras que el de ciruelo europeo fue gracias a una colaboración entre Agromillora, Olivos Riego y la UdeC.

– Adjudicación de diversos fondos concursables, han permitido incluso el patentamiento del primer probiótico para abejas en Chile.

En el marco del Día Mundial de las Abejas, declarada por las Naciones Unidas cada 20 de mayo para crear conciencia sobre la importancia de los polinizadores, las amenazas a las que se enfrentan y su contribución al desarrollo sostenible, destaca el trabajo que han desarrollado expertos de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción.

Como las abejas desempeñan un papel fundamental en la polinización de las plantas, lo que contribuye a la producción de alimentos y al mantenimiento de la biodiversidad, la Dra. Marisol Vargas del Departamento de Producción Vegetal, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, ha desarrollado diversas líneas investigativas desde el año 2009, enfocadas en la salud de las abejas.

La profesora comentó que “las abejas tienen un rol muy relevante para la agricultura y la producción de alimentos. Sin embargo, en las últimas décadas se ha observado una disminución importante de abejas en el mundo, sumado a pérdidas invernales de colmenas. Entre los factores a los que se atribuye estas pérdidas se encuentran los patógenos y parásitos. Es por esto que he dedicado estos 15 años al estudio de los parásitos y patógenos que afectan a las abejas en Chile”.

Entre los proyectos adjudicados por la Dra. Vargas para investigar en sanidad apícola, se encuentran tres proyectos Fondecyt Regular exitosamente ejecutados, los que le han permitido generar conocimiento respecto de las patologías presentes en los apiarios chilenos, con énfasis en las enfermedades virales y transferir este conocimiento a los apicultores en diversos seminarios a los que ha sido invitada y congresos nacionales e internacionales en los que ha participado.

Cabe destacar que una de las líneas de investigación aplicada liderada por la Dra. Vargas, le permitió, en conjunto con su equipo de trabajo, patentar el primer probiótico para abejas desarrollado en Chile. “Este fue un trabajo muy significativo, ya que aislamos bacterias lácticas del intestino de abejas, provenientes de apiarios distribuidos desde el norte al sur de Chile, incluso desde Rapa Nui, y conformamos consorcios compatibles de bacterias y seleccionamos mediante experimentación en laboratorio y campo, un consorcio probiótico que estimula el sistema inmune de las abejas y disminuye la carga parasitaria de dos patógenos que ocasionan enfermedades de importancia en Chile, Nosema ceranae y el Virus de las Alas Deformadas (DWV), además de aumentar la sobrevivencia de las abejas. Con la colaboración de Andes Pacific Technology Access (APTA), a través del programa “Fill the gap” UDEC150FTG22, desarrollamos “Probbee”, un formulado probiótico que fortalece el sistema inmune de las abejas y mejora la salud de las colmenas”.

NUEVO PROYECTO

Hasta el 2027 la Dra. Marisol Vargas, como investigadora principal y su equipo de trabajo, buscarán comprender la relación entre la función fisiológica y neurológica en las abejas infectadas con la variante A del virus de las alas deformadas (DWV-A) y el impacto en la regulación genómica del cerebro y respuesta conductual. Esta línea investigativa se realizará con recursos del proyecto Fondecyt Regular N° 1241994, recientemente adjudicado.

“En investigaciones previas hemos demostrado que niveles altos de la variante A del DWV, altera las conductas de las abejas y disminuye de forma significativa la percepción a estímulos aromáticos de las plantas. Esto puede tener un impacto muy negativo en la actividad de polinización que desarrollan las abejas. Con este nuevo proyecto queremos profundizar nuestros estudios y dilucidar cómo afecta este virus a nivel del cerebro de las abejas y como altera su interacción con los agroecosistemas”, puntualizó la experta.

La mala gestión del plástico a nivel global busca ser revertido o al menos minimizado por investigadores que han alertado sobre su peligrosidad en el medio ambiente.

En el último tiempo, de acuerdo con diversas investigaciones desarrolladas a nivel mundial, se ha ido adquiriendo mayor conciencia sobre la contaminación por microplásticos, tema complejo y de difícil manejo, por el que diversos expertos se encuentran buscando soluciones que minimicen el impacto de su propagación.

En este sentido destaca la vista del académico Dr. Winfred Espejo, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, al Instituto de Ciência e Inovação para a Bio-Sustentabilidade de la Universidad de Minho, Portugal. Allí se reunió con la profesora Janeide De Assis Guilherme Padilha para potenciar vínculos de colaboración científica.

Durante el encuentro, los académicos conversaron sobre los proyectos que están llevando a cabo en cada institución. Uno de los puntos destacados fue la discusión sobre los proyectos de microplásticos que ambos están liderando. La Dra. Janeide De Assis Guilherme Padilha mostró un gran interés en trabajar con muestras de suelos y evaluar los impactos del sector agrícola sobre la presencia de microplásticos en ecosistemas de agua dulce.

Por su parte el Dr. Winfred Espejo se refirió al proyecto que se encuentra desarrollando sobre microplásticos en suelos urbanos de Chile y señaló que, “es de gran relevancia tener una mirada interdisciplinaria al abordar la problemática de los microplásticos, ya que actualmente son contaminantes omnipresentes, es por este motivo que una asociación con el equipo de trabajo de la Dra. Guilherme Padilha nos permitirá ir más allá de las barreras diciplinares y evaluar la movilidad de los microplásticos desde los suelos a ecosistemas acuáticos, pudiendo analizar sus posibles impactos y de esta forma poder plantear medias para su mitigación”.

MOVILIDAD

De igual forma, los académicos ahondaron sobre la posibilidad de movilidad estudiantil, así como las oportunidades para que estudiantes cursen magísteres y/o doctorados en co-tutela bajo la dirección de ambos académicos. Al respecto la Dra. Guilherme Padilha manifestó que “estamos interesados en potenciar la internacionalización del Instituto, así que estudiantes de la UdeC son bienvenidos para realizar estadías de investigación o incluso cursar maestría y doctorado en nuestra universidad”.

Esta reunión abre oportunidades que tienen a disposición los estudiantes de pregrado y postgrado de Agronomía de la Universidad de Concepción y refuerza el gran interés de la Facultad por incrementar y fortalecer sus lazos con instituciones internacionales.

Skip to content